Consejos para proteger el pelo del calor


Planchas del pelo, tenacillas, secadores…  Se hace difícil conseguir nuestro look ideal sin utilizar estas herramientas. Alisarnos el pelo, rizarlo o secarlo son actividades habituales en nuestra rutina de belleza diaria, pero a veces no somos conscientes del daño que el calor puede hacer en nuestro cabello.

Nuestro pelo está formado sobre todo por proteínas siendo la keratina la principal de ellas, y aunque es capaz de resistir elevadas temperaturas en seco, el uso continuado de planchas alisadoras o secadores acaban estropeándola. Las altas temperaturas a las que nuestro pelo se ve sometido cuando utilizamos estos aparatos ponen en riesgo nuestra salud capilar. Lo deshidratan, se torna frágil y quebradizo y tiende a caerse mucho más. El cabello pierde brillo, se ve opaco y las puntas se abren o se parten. Además, al dejar el pelo más debilitado, se vuelve más sensible ante cualquier agresión externa. ¿Qué podemos hacer para evitar estos daños? Te animamos a seguir los siguientes consejos:



Fuera humedad

Antes de utilizar estas herramientas tenemos que retirar la humedad con una toalla pero sin frotar el pelo o haciéndolo con suavidad. Aunque algunas planchas se pueden utilizar sobre el cabello mojado, es mejor que lo sequemos antes de usarlas, ya que lo podemos quemar.

 

Ojo a la temperatura

Debemos vigilar la temperatura a la que ponemos el aparato. Nuestro pelo, en seco, puede soportar una temperatura de hasta 140 ºC pero casi siempre solemos poner las planchas a 180-200 ºC. También hay que evitar dirigir el secador todo el tiempo a un punto concreto del cabello. Si además el pelo es fino o lleva algún producto químico como tinte o alisado permanente, las altas temperaturas lo dañarán aún más.

 

Utiliza un protector térmico

Los protectores términos son imprescindibles si utilizamos con frecuencia secadores y planchas para el pelo, así que no deben faltar entre nuestros productos para el cabello. Gracias al protector térmico las escamas de queratina no se abren, por lo que funciona como un escudo protector contra el calor, ayudando a mantener la humedad del cabello, evitando el encrespamiento y aportando al pelo brillo y suavidad. Además, facilita el peinado y hace que quede de mejor forma.

A la hora de aplicarlo, repártelo uniformemente por el pelo, para que todas las partes queden cubiertas. Puede utilizarse con el cabello húmedo, antes de usar el secador, o bien con el cabello seco si vas a pasarte la plancha.

Stockpeluquería recomienda el protector térmico Keraliss Technique Keratin Essential Thermic Hair Protecction que sirve para todo tipo de cabellos. Es genial porque además de proteger el pelo del calor extremo lo hidrata y nutre sin engrasarlo. El pelo luce con un brillo increíble y lo deja muy sedoso al tacto.

 

Usa una mascarilla reparadora o tratamiento restaurador

Para minimizar los daños producidos por estos aparatos y evitar que el cabello se vea maltratado, conviene mimarlo utilizando una vez a la semana una mascarilla o tratamiento restaurador, como por ejemplo el bálsamo reparador Alcantara Keraliss Technique Keratin Essential Balm, que regenera la fibra capilar y la reestructura, proporcionando flexibilidad e hidratación al cabello gracias al componente D Pantenol.


Lava el pelo con un champú nutritivo

Si utilizamos con mucha frecuencia secadores y planchas debemos lavar nuestro cabello con un champú que lo nutra e hidrate. En nuestra tienda online contamos con una gran variedad de champús para cabellos secos o castigados, pero siguiendo con la misma gama aconsejamos Keraliss Technique Keratin Essential Shampoo que hidrata y nutre el cabello a la vez que lo limpia. Gracias a la keratina refuerza las defensas naturales del cabello, evitando el encrespamiento y las puntas abiertas. Es para todo tipo de cabellos.

Elige aparatos de buena calidad

Es mejor, aunque tengamos que gastar un poco más, invertir en aparatos de buena calidad que protejan nuestro pelo, como las planchas de cerámica. También se aconseja no aproximar la plancha demasiado al cuero cabelludo y empezar a utilizarla a una temperatura menor para ir subiéndola después. Es importante el tipo de cepillo que utilicemos para peinarnos cuando usamos el secador, siendo más respetuosos con nuestro cabello los de cerdas naturales.

 

Y lo más importante: no debemos abusar de estos aparatos. Nuestro pelo es un tesoro, dale forma sin dañarlo y utiliza siempre buenos productos, así te durará sano muchos años más. ¡Larga vida al cabello bonito!

   


cookieassistant.com