Soluciones para mantener el pelo graso bajo control

Tener el pelo graso puede convertirse en un complejo que dañe nuestra autoestima. Hay personas que aunque laven su cabello con cierta frecuencia no pueden hacer desaparecer esa apariencia aceitosa. Y es que el problema de los cabellos grasos no solo se debe a un incorrecto hábito de belleza, también se produce por trastornos en el cuero cabello que, afortunadamente, pueden corregirse. A continuación te indicamos algunos consejos para decir adiós al cabello graso, pero primero vamos a ver a qué puede deberse este problema.

¿POR QUÉ TENGO EL CABELLO GRASO?

Los poros de nuestra piel contienen glándulas sebáceas que mediante la producción de sebo (grasa) mantienen un nivel adecuado de hidratación. Ocurre que en algunas ocasiones estas glándulas producen un exceso de sebo que hace que nuestro cabello se vea grasiento, apelmazado y sin brillo.

Además de nuestro tipo de cabello, las hormonas y sus variaciones pueden causar también este aumento de grasa. Por ejemplo, el aumento de hormonas durante la adolescencia, en el embarazo o con el consumo de ciertos medicamentos, como las píldoras anticonceptivas, pueden hacer que nuestro cabello esté más graso.

Otros problemas como la dermatitis seborreica o la psoriasis pueden producir caspa y grasa en el cabello. Estos dos tipos de trastornos deben ser diagnosticados por un especialista.

El estrés, mantener una dieta inadecuada o un mal hábito de higiene también pueden ser los culpables de hacer que nuestro cabello se sienta más graso.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA SOLUCIONAR EL PROBLEMA DEL CABELLO GRASO?

  1. El uso de un champú adecuado hace que se mantengan los niveles acertados de producción de sebo, manteniéndolo bajo control.  A veces el problema del cabello graso puede convertirse en un círculo vicioso: lavas el pelo para eliminar la grasa, por lo que se pierde el aceite natural, entonces el cuero cabelludo responde aumentando la producción de sebo. Cuanto más laves el cabello, más aceite produce el cuero cabelludo. Pero este ciclo tan injusto se puede romper. Utiliza un champú purificante o anticaspa y no laves el cabello con tanta frecuencia.

  2. Utiliza el acondicionador solo en las puntas. Y si aún así resulta pesado para tu cabello, utiliza primero el acondicionador y luego el champú para eliminar los residuos extra.

  3. Lava el pelo correctamente. En ocasiones el cabello parece graso porque el champú o acondicionador no han sido retirados por completo. Enjuaga el cabello como mínimo durante 30 segundos y si es con agua fría mejor, ya que ayuda a cerrar las glándulas productoras de sebo.

  4. Deja el pelo secar al aire o utiliza el secador a una temperatura baja. El calor estimula la producción de sebo.

  5. Mantén las manos fuera de tu cabello. Tocar el pelo con las manos hace que la grasa del cabello sea más notable.

  6. Utiliza menos geles, espumas y lacas para el cabello o utiliza marcas de calidad que dejen la menor cantidad de residuos posible. Cuando vayas a darle estilo a tu cabello, utiliza productos con propiedades para dar volumen, ya que suelen contener menos aceites e ingredientes hidratantes. Aleja aquellos que buscan dar brillo.

  7. Los sulfatos son un producto químico demasiado fuerte para utilizar en el cabello. Cuando vayas a escoger un nuevo producto, asegúrate que en la etiqueta diga “libre de sulfatos”.

  8. Cepillar demasiado el cabello también aumenta la producción de grasa y además hace que esta se reparta por todo el cabello. Limpia regularmente cepillos y peines.

  9. Lleva una dieta saludable. Come suficientes vitaminas, minerales y proteínas. Las vitaminas del tipo B7 están indicadas para un correcto funcionamiento de la piel y del cabello. Las contienen alimentos como las avellanas, las almendras, la soja, los huevos, etc…

  10. ¡Fuera el estrés! El estrés también puede conducir a desequilibrios hormonales que pueden causar un aumento de la grasa del cabello. La próxima vez que te sientas estresado, relájate practicando tu actividad favorita, por ejemplo leyendo, escuchando música, paseando, haciendo deporte...


1) Kadus Scalp Purifying Champú
: champú antigrasa. Limpia y elimina el exceso de sebo del cuero cabelludo. Restaura el brillo. Los resultados son visibles desde la primera aplicación.

2) Alcantara Champú Pure by Cleybell: no contiene sulfatos, parabenos, ni siliconas. Sus ingredientes son de origen vegetal. Limpia en profundidad el cabello.

3) Traybell Champú Regulador: tratamiento regulador para cabellos grasos. Regula la estimulación excesiva de las glándulas sebáceas.

 

Esperamos que estos consejos te ayuden a mantener bajo control tu pelo graso. ¿Tienes algún otro truco que te ayude a ello? ¡Nos encantaría que lo compartieras con nosotros!


cookieassistant.com