Cómo cuidar las extensiones



Quieres un cambio de look y te diriges a la peluquería. Te sientes decidida: “un bob a lo Elsa Pataky”, le dices a la estilista, que ha mirado con una mezcla de pena y deseo tu preciosa melena. Ya está hecho, ¡te sienta genial! Pero han pasado algunos meses desde  el corte y te aburre tu peinado, echas de menos tu pelo largo… Tranquila, hay una solución y tiene un nombre: EXTENSIONES DE CABELLO. ¡Quién sería el genio que las inventó!

Cada día son más mujeres las que llevan extensiones de pelo natural. Se pueden utilizar las de "quita y pon" o  unas permanentes, que normalmente son de keratina. Las extensiones de pelo también son la solución no solo para alargar el cabello, sino para conseguir volumen. Para que luzcan bonitas y duren más tiempo, es imprescindible darles un cuidado especial. A continuación, te dejamos algunas claves para cuidar las extensiones.

CEPILLADO
 
Si tus extensiones son de clic, resultará mucho más fácil el cepillado diario, que es imprescindible para que no se enreden y se queden hechas una maraña de pelo.  Si son permanentes tienes aquí una ardua tarea. Es importantísimo que las mantengas libres de enredos, pues en vez de extensiones pueden convertirse en rastas. Utiliza un cepillo de dientes anchos para peinar los medios y puntas, empezando desde abajo.  Luego, ve separándolas una a una para evitar que se queden pegadas. No empieces a cepillar la extensión cerca del cuero cabelludo, sino desde las puntas. Puedes utilizar un cepillo especial para extensiones con el que podrás peinar los puntos de fijación  y el cuero cabelludo sin problema.  No te cepilles las extensiones con tirones fuertes, podrían desprenderse. Es bueno aplicar algún producto que facilite el peinado. Se aconseja peinarlas unas 2-3 veces al día.

Fuente imagen: pelonaturalextensiones.com

LAVADO

Hemos incluido el epígrafe anterior primero porque es recomendable que antes de lavarlas, las hayas desenredado previamente.  Lava el cabello con agua tibia para evitar que se estropeen antes y utiliza un champú suave, de calidad.  Realiza un masaje de arriba hacia abajo, no frotes con demasiada fuerza. Luego añade una mascarilla o acondicionador para hidratar, ya que las extensiones al no ser nutridas como tu propio cabello, requieren más hidratación. Enjuaga con agua tibia y abundantemente, para que no queden restos de productos en la fijación.

PEINADO

A las extensiones que son 100% de cabello natural se les puede dar estilo con el secador, plancha, tenacillas… Lo que hay que evitar es tocar el punto de fijación, sobre todo si es de ketarina y estás utilizando una plancha. El calor es un enemigo del cabello pero mucho más de las extensiones, por eso debes aplicar antes un bálsamo protector del calor.

DORMIR


A la hora de dormir, es mejor hacerlo con el pelo recogido, para evitar que se enrede. Nunca te vayas a la cama con el pelo húmedo, ya que las extensiones podrían debilitarse y coger mal olor.

EN EL MAR O EN LA PISCINA

Es aconsejable que recojas tu pelo y que utilices para protegerlo un producto anticloro y con filtro solar. Cepilla tu pelo cuando salgas del agua.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda si os iniciáis en el mundo de las extensiones. Si ya eres una experta, nos puedes comentar tus trucos para cuidarlas, ¡estaremos encantadas de leerte!


cookieassistant.com