Alimentos para la salud de nuestro cabello

Ya lo dice la famosa frase “somos lo que comemos”. Nuestra manera de alimentarnos influye en nuestro estado físico y esto es algo que se refleja por fuera. La apariencia de nuestra piel, nuestras uñas y nuestro pelo nos puede indicar si realmente estamos llevando una dieta saludable. Por lo tanto, si queremos que nuestro cabello luzca sano y bonito, es necesario que nos cuidemos desde dentro también, así que en nuestra dieta no podrán faltar determinados alimentos que nos ayuden a tener un pelo bello y saludable. Veamos cuales son:

Fuente imagen: freepik.es[/caption]

 

Nueces: por su alto contenido en vitamina E son geniales para estimular el crecimiento del pelo y frenar su caída, ya que alimentan a los fólicos. También dan vida al cabello, manteniéndolo sedoso y con brillo. Hay que comerlas en su justa medida porque un exceso puede provocar que el pelo quede algo graso.

Acelgas: ya sabemos que su sabor no es muy bueno, pero por su alto contenido en biotina (B7) el pelo puede crecer a un mayor ritmo. Para ver los resultados, es necesario comer acelgas de forma continuada durante varios meses.

Salmón, sardina o trucha: estos pescados tienen un alto contenido en omega-3 y además de mantener el pelo sedoso y brillante, también ayudan a proteger el cuero cabelludo, reduciendo el picor y descamación en la cabeza.

Tomates: son un alimento con ácido fólico, un mineral que protege el cabello cuando se expone al sol. También son ricos en ácido fólico los plátanos, los aguacates, el melón, el maíz dulce, las lentejas y los garbanzos.

Zanahorias: son ricas en vitamina A, que viene genial para combatir la sequedad del cabello y fortalecer el cuero cabelludo. Este nutriente también es responsable del crecimiento celular, por lo que una deficiencia de esta puede detener el crecimiento del cabello. Otros alimentos ricos en vitamina A son los huevos, el hígado o las almendras.

Naranjas: la vitamina C es necesaria para evitar que el pelo se resquebraje y aparezca deshidratado.

Ternera y cerdo: contiene vitamina B que evita la caída del cabello. Quienes sufren una mayor pérdida del cabello deben tomar alimentos con vitamina B, que además de en las carnes rojas está en las verduras, frutas, huevos, pescado, lácteos, cereales integrales y frutos secos.

Espinacas: la falta de hierro es una de las principales causas de pérdida del cabello, pero afortunadamente tienen fácil solución. Las espinacas aportan mucho hierro, fortaleciendo el cabello para que no se parta y además le aporta brillo. 

 

Ostras: tienen un alto contenido en zinc, un mineral primordial para la renovación de las células. El zinc, además de ayudar a que el cabello crezca saludable, favorece la pigmentación, por lo que retrasa la aparición de canas. Ya sabemos que no todo el mundo se puede permitir el lujo de comer ostras con frecuencia pero no hay que preocuparse, pues también encontramos zinc en huevos, pescados, carnes rojas y en el queso.

  

Brócoli: este alimento brinda elasticidad al cabello gracias al selenio, un micromineral antioxidante. También contienen selenio la pasta, el ajo, las setas, las cebollas y el apio.

Pollo: comer proteínas cada día es muy importante para la calidad de nuestro cabello, principalmente en personas que han estado a dieta. Una falta de proteínas puede llevar a que el cabello se caiga de forma masiva.

Lo adecuado es combinar estos alimentos en diferentes dosis y nunca en exceso. Una mala alimentación siempre es una de las causas de la debilidad y caída del cabello, así que aparte de usar productos adecuados para tu pelo, ¡no te olvides de alimentarte bien por dentro!


cookieassistant.com