¿Cómo cepillar el cabello correctamente?

como cepillar el cabello

La manera en que cepillas tu pelo puede tener mucho que ver con el modo en que luce tu melena: ¿encrespada y rebelde, o brillante y definida? Si es más bien lo primero, puede que dentro de un gesto tan cotidiano como peinarse estés cometiendo algún error. Es más común de lo que crees, ¡pero tranquila! En Stock Peluquería te enseñamos cómo solucionarlo: esto es todo lo que necesitas saber sobre cómo cepillar tu cabello. 

Cómo cepillar el cabello

Cepillar bien tu pelo es más sencillo de lo que crees. Para conseguir el mejor resultado, lo ideal es que sigas estos consejos:

  • Elige bien el tipo de cepillo o peine que utilizas: cada tipo de pelo necesitará uno u otro, así que antes de comprar el tuyo, asegúrate de que es el correcto. 
  • Separa tu cabello en mechones.
  • Empieza siempre por las puntas, eliminando en primer lugar los enredos que se hayan podido formar en ellas. Para ello, no te olvides sujetar el mechón desde la raíz. Así evitas dar tirones a tu cuero cabelludo. 
  • Ve subiendo poco a poco. Una vez cepilladas las puntas, pasa a la zona media y, por último, a las raíces.
  • Una vez libre de enredos, masajea tu cuero cabelludo con el cepillo, moviéndolo lentamente en círculos. Con ello conseguirás estimular la circulación sanguínea en la zona, haciendo que tu pelo crezca más rápido y sano.  
  • No seas agresivo, desliza el cepillo suavemente y sin ejercer demasiada presión sobre el cuero cabelludo. Podrías estimular las glándulas sebáceas, responsables de la aparición de un exceso de grasa en tu pelo, e incluso dañar la piel de la zona.
  • Es recomendable que utilices productos con los que suavizar el pelo y facilitar el cepillado, como acondicionadores bajo la ducha, aceites para el pelo o sérum.

¿Y cuándo deberías hacerlo?

En general, la respuesta a esta pregunta es sencilla: cada vez que esté enredado. Pero tampoco es cuestión de pegarse el día pegada al peine por si aparece un nudo en el pelo. Por eso, lo ideal es que cepilles tu pelo entre dos y cuatro veces a lo largo del día, especialmente en determinados momentos: 

  • Al levantarte, para eliminar las impurezas que hayan podido surgir durante la noche y estimular la microcirculación sanguínea
  • Antes de lavarlo. Con ello eliminas los restos de productos que puedan quedar (ceras, lacas, etc.) y facilitas el desenredado después del lavado. 
  • Antes de acostarte. Como ya te hemos contado anteriormente, cepillar el pelo antes de acostarte te ayuda a eliminar los restos de suciedad y grasa que hayan podido acumularse durante el día. 

¿Cómo limpiar el cepillo? 

¡Ojo! Aunque tu cabello está completamente desenredado y peinado, no has terminado. Limpiar el cepillo es una parte fundamental que no debes olvidar, ya que un peine o cepillo sucio puede tener efectos muy perjudiciales en tu cabello: desde hacer que tu pelo parezca sucio más rápidamente, a provocar enfermedades en tu cuero cabelludo.

Para ello, quita todos los pelos que hayan quedado entre sus púas y enjuágalo con agua caliente y jabón líquido (también puedes hacerlo con champú). Asegúrate de eliminar toda la espuma y déjalo secar sobre una toalla secar.

Además, una vez al mes debes realizar una limpieza más profunda. Para ello, déjalo en remojo en agua con amoniaco durante una hora y enjuágalo bien, no olvides que es un producto corrosivo. 


cookieassistant.com