Rubio nórdico: ¿qué debes saber?

rubio nórdico
Es, sin duda, una de las grandes tendencias del verano. El rubio nórdico se ha convertido en el look de verano de muchas celebrities e "it girls" del momento. Blanca Suárez, Cara de Delevingne o Jennifer Lawrence son algunas de las que se han apuntado a esta moda. Si quieres ser una más y probar con el rubio polar, atenta a estos consejos para conseguir el look del verano. ¡Triunfarás seguro! 

Conoce tu pelo 

Lo primero que debes tener en cuenta es el tipo de cabello que tienes. Conseguir este look supone decolorarlo, por lo que es un tratamiento bastante invasivo. Por eso, si tienes el pelo fino o debilitado, quizás debas evitar este look y pensar en otras tendencias menos agresivas para tu cabello.
Además, si tu pelo o tu piel son muy morenas, también deberías replantearte este estilo, ya que te resultará más difícil de conseguir y quizás no te favorezca tanto como un tono más oscuro. El rubio nórdico es especialmente ideal para cabellos claros o castaños, y chicas con pieles claras. 

Acude a tu peluquero profesional

Siempre que vas a teñir o tratar tu pelo, lo mejor es que te pongas en manos de un profesional de confianza. Así te aseguras que mima tu pelo como se merece y que conoce tus gustos y preferencias, por lo que hay más probabilidades de que entienda lo que buscas con más facilidad.
De hecho, el rubio polar puede tener varias versiones y tonalidades, así que si tienes muy claro lo que buscas puedes llevar una fotografía o imagen para que tu estilista sepa lo que buscas exactamente. 

Utiliza productos específicos para cabellos blancos o decolorados

El rubio nórdico es un look que requiere muchos cuidados, ya que, como ya te hemos explicado, es un tratamiento agresivo para el cabello. Además, sobre el cabello casi blanco pueden aparecer tonalidades más cálidas o tonos amarillentos que quiten brillo y vitalidad a tu rubio. Por eso es importante que utilices productos específicos para este tipo de cabello. La línea Silver Specific de Mood, por ejemplo, está pensada para evitar la aparición de estos reflejos amarillentos e hidratar tu cabello decolorado. 

rubio polar

Mascarilla, aceite y sérum hidratantes

Siguiendo con todo lo que ya te hemos explicado, este consejo parece lógico: utiliza mascarillas y refuerzos hidratantes que recuperen y mantengan la vitalidad de tu melena. El aceite capilar de Velvet Oil, por ejemplo, contiene aceite de argán, que nutre e hidrata tu cabello en profundidad. 

Ojo con las raíces

Ten en cuenta que este look necesita mucho mantenimiento. Dado que el rubio nórdico es un color poco común, un tono casi blanco que sería casi imposible tener de manera natural, es posible que las raíces aparezcan y se hagan visibles con más rapidez que en otros tonos. Por eso, deberás acudir al salón de peluquería para repasar tus raíces con más frecuencia. 

Aunque siempre puedes apuntarte a una de las tendencias de este año y... ¡Dejar tus raíces al natural!

El primer lavado

Son muchos los profesionales que recomiendan esperar 48 horas antes de lavar tu pelo después de teñirlo de rubio nórdico. Así te aseguras que el color se asienta en tu melena, manteniendo su intensidad y no migrando a tonos más cálidos. 

Evita el calor 

Ya sabes que secadores, planchas y tenacillas, o cualquier otro tratamiento de calor, pueden ser muy perjudiciales para tu cabello. Si, además, has elegido el rubio nórdico y ya lo has sometido a un tratamiento agresivo para conseguir este color, es mejor que evites procesos que puedan dañarlo. Aprovecha el buen tiempo para dejar que se seque al aire, ¡hay trucos para hacer que luzca genial sin secador!

 Rubio polar


cookieassistant.com