Champu Wella Age Restore

de: Wella

1 Artículos en stock

El Champu Wella Age Restore es el producto perfecto para restaurar y revitalizar el cabello maduro y ayudar al cabello vulnerable a resistir los efectos del tiempo con ingredientes especiales Rooibos y Karité

Como siempre acostumbra Wella, esta marca para peluquerias con experiencia y renombre para la estética y la salud, el Champu Wella Age Restore es el producto ideal para cuidar el cabello y devolverle la juventud. Restaura la flexibilidad que se ha perdido por el paso del tiempo, dejándolo el cabello suave y brillante como si los años no hubieran pasado.

¿Qué contiene el Champu Wella Age Restore?

Los ingredientes de este maravilloso producto son:

  • Rooibos: con sus propiedades antioxidantes en gran proporción, deja de lado los efectos del envejecimiento prematuro

  • Manteca de Karité: este aceite tropical presente en muchas cremas y productos de belleza retiene la hidratación, evitando que se seque

  • Cristal líquido: uno de los secretos del Champu Wella Age Restore, que se deposita en la superficie del pelo para dejarlo bien suave al tacto

  • Vitamina E: un micronutriente esencial soluble en grasa y muy conocida por su eficacia frente a los llamados “radicales libres”, que dañan el cabello y el cuero cabelludo. La vitamina E los inactiva.

  • Pantenol: se une a los folículos capilares fácilmente, fortaleciendo e hidratando el cabello, así como también evitando que se reseque aún más.

  • Ácido glioxílico: sirve para alisar la fibra capilar y evitar el tan antiestético frizz.

¿Qué resultados se pueden esperar del Champu Wella Age Restore Restoring?

Usando Wella Age Restore fortalece el cabello grueso y maduro. Estará más suave, brillante e hidratado. La fibra capilar queda totalmente lisa, eliminando el encrespamiento, una de las pesadillas más frecuentes de las mujeres. Se puede adquirir este producto en dos presentaciones: 250 y 1000 ml.

La línea ofrece dos variantes, para cabello grueso o fino, con los mismos resultados: restaurar y reavivar el cabello, dejando de lado los efectos del paso del tiempo y el descuido de muchos años, así como también ayudar al pelo fino y frágil a estar más protegido de los daños sufridos, pudiendo lucir un look más natural y joven.

¿Qué otros productos componen la colección Wella Age Restore?

La línea Wella Age Restore está compuesta, además del champu reparador para cabello frágil por los siguientes productos:

  • Wella Age Restore Tratamiento Sérum en ampollas (kit de 6 ampollas de 20 ml cada una)
  • Wella Age Restore Espuma Fortalecedora de 150 ml
  • Wella Age Restore Mascarilla Fortalecedora para cabello grueso de 150 ml
  • Wella Age Restore Spray Acondicionador de 150 ml

Todos ellos, fortalecen y elastizan el cabello maduro y sus ingredientes principales son el Rooibos (una planta rica en antioxidantes) y la Manteca de Karité (un aceite de fruta tropical, muy hidratante). También cuentan con creatina (revitalizante) y cristal líquido (suavizante)

¿Cómo usar los productos de la línea Wella Age Restore?

El Champu Wella Age Restore se aplica con el cabello mojado o húmedo, con suaves masajes circulares. Luego se enjuaga. Tanto las ampollas como la mascarilla fortalecedora se pueden usar una vez a la semana (o cada quince días según el daño). Por último, el spray acondicionador se utiliza para poder peinar el cabello cuando se sale del baño.

¿Cómo reconocer el envejecimiento capilar?

Al igual que la piel o los órganos del cuerpo, el cabello también envejece con los años. Si bien es cierto que apenas aparecen las canas ya nos damos cuenta de que no son folículos capilares jóvenes, existen otras señales que se pueden tener en cuenta para poder tratar este problema a tiempo. Esto se debe a que el envejecimiento capilar no sólo se produce cuando se cumple una cierta cantidad de años, sino también puede estar causado por los malos tratos (tinte, plancha, secador, falta de higiene, caspa, dermatitis, etc).

Para identificar el envejecimiento capilar es preciso realizar un análisis objetivo del pelo:

  • Textura del cabello: cuando las cutículas están erizadas y hay mucho encrespamiento el cabello es “viejo”, a diferencia del joven, donde las cutículas son uniformes y están alineadas a lo largo de la fibra capilar.
  • Elasticidad del cabello: se ve que el pelo está dañado, se vuelve rígido y se quiebra fácilmente. Lo contrario es una fibra capilar que puede disminuir la tensión, que no se quiebra cuando se tira de ella (por ejemplo al usar el cepillo).
  • Movimiento del cabello: cuando el cabello ha envejecido, hay más espacio entre las fibras y al observarlo, da “impresión” de mala salud. A la inversa, cuando es joven, permite una armonía en los movimientos, está equilibrado y homogéneo.




Productos Relacionados


cookieassistant.com